Crónicas de un pelúgrafo itinerante

Lizz Jaramillo (estilista y diseñadora) y David León (diseñador gráfico), nos cuentan sobre su proyecto.

~

 

El Pelúgrafo Itinerante es una acción artística de David León y Lizz Jaramillo. Decidieron comenzar su viaje improvisando sus destinos temporales por Suramérica. Se instalan y convencen a extraños que se dejen cortar el pelo. La condición: no podrán ver el proceso hasta que esté terminado. Mientras Lizz se encarga de las tijeras, David documenta fotográficamente el proceso.

Desde Lima, nos comentan cómo les ha ido y que tanto los ha marcado esta experiencia.

¿Cuánto tiempo lleva el viaje y en qué ciudades han estado?

Partimos de Bogotá el 17 de junio de 2013 y desde entonces estamos viajando, fuimos a Ibagué y Cali en Colombia; Quito y Cuenca en Ecuador; Lima y Cusco en Perú; La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra en Bolivia; Asunción y Paraguarí en Paraguay; Montevideo en Uruguay; Corrientes, Resistencia, Buenos Aires, Córdoba y Mendoza en Argentina; Santiago, Valparaíso y Arica en Chile y de nuevo estamos en Lima esperando ir a Trujillo y Piura, nunca se sabe a dónde nos llevará el camino.

¿Cómo nace el proyecto?

El Pelúgrafo Itinerante nace de la necesidad de movernos, de conocer lugares nuevos haciendo esas cosas que nos emocionan —cortar el pelo y hacer gráfica—. Vendimos nuestras cosas, levantamos anclas y nos dejamos llevar a la deriva por el continente.

¿Funciona?

Funciona mucho mejor de lo que nos imaginábamos antes de salir, la gente nos abre todas las puertas a donde vamos, la curiosidad de las personas ha sido nuestra mejor aliada, quieren conocernos y ver de primera mano lo que hacemos.¿Han tenido malas reacciones de la gente que se corta el pelo?No nos han dicho nada. La gente por lo general sale contenta, los hay nerviosos, hay quienes salen con el ojo aguado —de aparente felicidad—, también hay gente que ya se ha hecho de todo en la cabeza y nada los sorprende, igual, el pelo crece.

Angélica García antes y después Erika Martínez antes y después Sergio Hernández antes y después Ra Nagy antes y después Perla Violeta antes y después

¿Hay diferencias y similitudes en la forma en que la gente se relaciona con el trabajo del pelúgrafo, dependiendo de la nacionalidad y/o la geografía?

No hay ninguna diferencia, sobre todo porque suramérica está habitada por gente de todas partes. También es cierto que nos hemos movido sobre todo por ciudades y las ciudades se parecen todas.

En Montevideo (Uruguay)

¿Qué son las pelugrafías?

Las Pelugrafías es un proyecto paralelo que guarda los pelos que cortamos para convertirlos en dibujo. La naturaleza del pelo lo hace comportarse como trazo, tiene valor de línea, color y textura. Ese proyecto está en su fase inicial, estamos esperando a tener un lugar fijo por un tiempo para desarrollarlo mejor.

¿Pueden decir algo respecto a esa experiencia de dibujante-peluquera?

Nunca he pensado que la peluquería y el diseño sean conceptos alejados, el pelo es otro medio con el cual llevo a cabo mi trabajo como diseñadora.El pelo como materia tiene la misma calidad de interacción que la pintura, la cerámica, la escultura y la ilustración, se trabaja a través de la composición, la teoría del color y por supuesto la lectura de códigos e imágenes que llevan a un corte/experimento.

¿Cuál es el siguiente paso?

La idea desde el principio es hacer un libro y una exposición, queremos financiarlo por Crowdfunding, ya veremos cómo va sucediendo todo. Al parecer vamos a producirlo en Perú. Por lo pronto no queremos dejar de viajar y estamos gestionando el viaje por Europa.

Pueden saber más de ellos en su página web y su página de Facebook.